Menu

Home

Reflexión

Escudriñar

Palitos

Curiosidades

Congregaciones

Campamentos

El Perdón Según las Escrituras – Parte III

¿Qué es el Perdón?

Estimado lector,

Nos llena de mucha alegría su interés en conocer acerca del perdón. Este artículo es la tercera parte del estudio – “El Perdón Según las Escrituras” – Dar Click aquí para ir a la primera parte. Esperamos que este medio de enseñanzas, le pueda guiar a orar de manera genuina y acercarse fervientemente a Dios, en busca de un arrepentimiento auténtico.

¿Qué es el Perdón?

Muchos podrían decir que la respuesta a esta pregunta es ambigua, relativa, que depende del punto de vista del ofendido o del ofensor. Pero ¿qué piensa Dios acerca del perdón? ¿Qué nos enseñan las escrituras? Aprendamos un poco sobre el significado de la palabra Perdón; veamos tres perspectivas: un diccionario, las Escrituras y de la percepción, es decir, lo que piensa y hace la gente y lo que piensa y quiere Dios de nosotros.

Según el Diccionario, el perdón es:

    1. Renunciar a un derecho, goce o disfrute.
    2. Remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida o de alguna deuda u obligación pendiente.
    3. El acto de disculpar a un ofensor, sin guardarle resentimiento debido a su ofensa y renunciando a todo derecho de recompensa.
    4. Es el acto de no retribuir las ofensas con el castigo merecido.

    El Perdón Según Las Escrituras

    En el AT hay tres términos hebreos que se traducen como Perdón: 

      1. kaphar, cubrir, expiación
      2. Salach, perdonar, se usa sólo del perdón que da Dios. 
      3. Nasa, llevar, quitar la culpa.

    En el NT se usan varios términos que se traducen como Perdón:  

      1. aphesis, liberar, remisión
      2. Pheidomai, ser indulgente
      3. Aphiemi, perdonar
      4. Apoluo, dejar atrás 
      5. Charizomai, entregar, dar, conceder, dar gratuitamente. 

    Apesar de que el diccionario define el perdón como el acto de renunciar a un derecho, quitar la ofensa, disculpar, no castigar y los eruditos traductores de las Sagradas Escrituras usan palabras como cubrir, quitar la culpa, ser indulgente, dar gratuitamente; el ser humano, condiciona estas definiciones según sea el caso que les toque vivir, es decir: si tu eres el que pides perdón, pues aplica esta definición: “ten piedad de mí y concédeme  gratuitamente el quitar la culpa de mis ofensas”, pero si tu eres el ofendido y tienes que perdonar, dices “yo no soy Dios para perdonar”, “yo no puedo perdonar, el dolor es muy grande” y cuando te ves obligado a perdonar, entonces aplicas “la ley del perdón humano“, esta se define así:

      1. El ofendido es teóricamente libre de perdonar o de no perdonar, es su derecho.
      2. Y si tienes que perdonar puedes decir odiar en silencio al perdonado, o de no odiarlo, pero nunca se recomponen totalmente las relaciones preexistentes. Estan juntos, pero no revueltos. Nada podrá ser como antes!!
      3. Si no puedes odiarlo y tienes que volver a relacionarte con el perdonado, hazlo sufrir, pagar por lo que hizo y condiciona el perdón, que se lo gane. El que perdona condiciona algunos o todos los efectos del perdón, al seguimiento por parte del perdonado de ciertas reglas de conducta, periodos de pruebas o al cumplimiento de cualquier otro tipo de condición. Amen! esto dice “la ley del perdón humano

    Amado lector, talvez usted se esté riendo o acordando de alguien que usted conoce y sabe que piensa así. Talvez usted no lo creea así, sin embargo sepa que estos pensamientos son más comunes de lo que usted se imagina y que se vuelven acciones reales en las vidas de muchas personas. Lo obedecen firmemente como si fuera una ley celestial. Esta es la ley del perdón inventada por los hombres.

    Pero ¿será así lo que piensa Dios? ¿Qué nos enseñan las Escrituras? Veamos lo que piensa nuestro Señor Jesucristo al respecto:

    Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de pacienciasoportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.  – Colosenses 3:12-15

    Nuestro Señor Jesucristo sabe que por nosotros mismos no sabemos perdonar y generalmente no tenemos lo que necesitamos para perdonar; así que nos enseña el fundamento y la definición del Perdón. A diferencia de lo que muchos creen, el perdón necesita tres acciones para ocurir. Acciones que deben realizarse antes, durante y después.

    Antes: la primer acción es que debe “vestirse”, “identificarse”, “visualizarse”  como un comisionado por Dios para perdonar; escogido para Dios, para hacer la voluntad de Dios, con misericordia desde lo más profundo de su ser, con ganas y deseos de ayudar, restaurar en nombre de Dios, no por si mismo, sino sujeto a la voluntad de Dios y esperando la instrucción de Dios. Amado lector, ¿cree usted que una persona con este fundamenteo puede perdonar?

    Durante: la segunda acción es sopórtense y perdónense unos a los otros, si tienen alguna queja contro el otro. Y explica la manera, que así como Jesus los perdonó es como deben perdonar. Su expectativa, no es más ni menos, que debe ser de la misma manera que Cristo nos perdonó a nosotros.

    Después: la tercera acción resuelve el problema del agravio para que no vuelva a ocurrir, esto es “vestirse”, “comisionarse” representante del amor, que es el vínculo perfecto y que la paz de Dios gobierne nuestros corazones, llenos de agradecimiento. Amado lector ESTO ES EL PERDON.

    Podemos decir, que el perdón es un milagro de Dios, que solo se logra cuando somos hijos de Dios, estando revestidos de Su amor, reconociendo que estamos llamados a hacer Su voluntad, soportandonos y perdonandonos, es decir, olvidando el agravio y restaurando la relación rota, guiados por el gobierno de Dios en nuestro corazón. Amado lector, te gustaría saber cuántas veces, cómo y cuándo debemos perdonar? No te pierdas la última parte de este estudio.

    Aprendiendo a pedir Perdón

    Amado lector, ¿te gustaría entender cómo perdir perdón a Dios, a tu a esposa, esposo, amigo, familiar? No te pierdas la última parte:

    ¿Quieres saber más sobre cómo perdonar y pedir perdón?

    Otros Estudios

    Yo y mi casa serviremos a Jehová

    Yo y mi casa serviremos a Jehová

    Gurabo 04/14/13 Aporte del Hno. Jorge Ines, de Bayamon, PR En el libro de Josué se relata la forma en que se logró la conquista de Canaán por parte del pueblo de Israel. Tuvieron un largo recorrido, desde que salieron de la tierra de Egipto hasta llegar a la tierra...

    La Cena del Señor

    La Cena del Señor

    De tal manera, Cristo establece este memorial entre los cristianos que han creído su mensaje y han transformado sus vidas conforme a su voluntad y esperan la promesa de ser resucitados en el día postrero. Este es el memorial del nuevo pacto. Se le llama cristianos aquellos que han creído al mensaje predicado por Jesucristo y han transformado sus vidas conforme a la voluntad de Sus palabras y esperan la promesa de ser resucitados en el día postrero.

    Dejanos tus Comentarios

    0 Comments

    Submit a Comment

    Your email address will not be published.

    12 + 13 =

    EnglishSpanish